Agenda 2030: el mundo feliz de Huxley (y III).

«Los contaminadores pagarán por emitir dióxido de carbono. Habrá un precio global sobre el carbón para ayudar a la desaparición del uso de combustibles fósiles”.

De nuevo, otra frase lapidaria del FMI pone de manifiesto un juego de palabras en clave de prestidigitación pura: lo que se dice nada tiene que ver con lo que se hace.
Si no lo has hecho aún, te invito a leer el artículo del periodista español, Pascual Serrano, “¿Por qué es mentira que usted está destruyendo el planeta?”, comentado en el ODS-1 de la segunda parte de mi artículo.
https://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2022/07/por-que-es-mentira-que-usted-esta-destruyendo-el-planeta/

 

ODS-8) Trabajo decente y crecimiento económico.

“Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”.

Nada encoge más los derechos del trabajador, el HECHO de que el mercado de trabajo MUNDIAL, esté controlado por un puñado de empresas internacionales de selección, las cuales han afinado -a la baja- todos los puestos para homogeneizar los salarios en todo el mundo. ¿Ya están haciendo los deberes de la Agenda 2030?

Cuando inclusivo y sostenible van juntos: un nuevo impuesto acecha. En este caso los sectores que pueden verse perjudicados son: agricultura, pesca y ganadería.

En empleo se habla mucho de empoderamiento e inclusividad de las mujeres. Pero, ¿y los mayores de cuarenta y cinco?
Nadie parece interesado en “empoderarlos” ni en crear leyes para proteger su legítimo DERECHO al trabajo -sistemáticamente excluido por prejuicio a su edad- y confinarlo en la pobreza en su momento de mayor plenitud laboral.

 

ODS-9) Industria, innovación e infraestructura.

“Promover una industrialización inclusiva y sostenible”.

A finales de los 90, una nueva consigna tocaba a las puertas: la “sociedad del bienestar”. En ella, la jornada laboral se reduciría para dar paso a un modelo fundamentado en el ocio. En la Agenda 2030, no sólo se han olvidado de la sociedad del bienestar sino de los cambios que conlleva la tecnología. En esa civilización idílica, se mantienen las mismas rutinas y jornadas de trabajo de los años setenta y ochenta. Algo no cuadra.

El crecimiento económico, es un vector sustentado en la confusión de valores. No es importante que tú o tu empresa, seáis buenos o justos. Lo importante es CRECER. Para ello, se escriben unas reglas del juego que esconden privilegios para una minoría. Los mercados, aliados del sistema, imponen tributos ridículos a empresas multinacionales mientras pequeñas y medianas empresas quiebran a consecuencia de una fiscalidad injusta y desproporcionada a medida de mercados trampa.

El ritmo frenético de la tecnología es impulsado por empresas sin escrúpulos pero, -muy comprometidas con la Agenda 2030-, las cuales te obligan a cambiar de ordenador, de teléfono o de coche, a una velocidad incompatible con la salud del planeta.
Ofende a la inteligencia que los mismos que perpetran esta degradación, se alcen como abanderados en el respeto al medio ambiente.

 

ODS-10) Reducción de las desigualdades.

“De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición”.

Sin duda, el punto más falaz de la Agenda 2030. ¿Cómo se puede promover la igualdad económica, -aquella que financia todas las demás-, si no se ERRADICAN los paraísos fiscales? Son la fuente primaria de ocultación de capitales destinados a la financiación del terrorismo y las guerras. ¿Un detalle menor?

Es público y notorio que a los paraísos fiscales sólo tienen acceso los más ricos/poderosos. El perfil de individuos que quieren poner en marcha la Agenda 2030. Oligarcas como Klaus Schwab (WEF World Economic Forum), que resumen la agenda 2030 en: “no tendréis nada, pero seréis felices”. Tu dinero irá a parar a sus cuentas -nada corrientes- en dichos paraísos fiscales. Paraísos que, NO han previsto abolir en tan filantrópica agenda.

No nos engañemos, la Agenda 2030 no persigue un modelo social equitativo de prosperidad basado en el bien común. Es un modelo de sociedad comunista ensayado durante años en la Unión Soviética y en China. “Alguien” ha debido pensar que ya está suficientemente maduro para implantarlo a nivel mundial.

En otro orden de cosas, la inclusividad funciona mediante políticas de cuota. Por ejemplo: x número de mujeres por empresa; ó x número de inmigrantes; o musulmanes; o ateos por empresa. Es decir, el mérito, esfuerzo y valía personal, son “eutanasiados”. Algo que ya se hace, en la actualidad. Parece que los alumnos más aplicados están haciendo los deberes pro Agenda 2030.

Un muy importante detalle vinculado a éste y a otros puntos de la Agenda 2030. Al hablar de desigualdades, se habla de personas con mayores privilegios que otras.
La masonería con su red internacional de favores, congrega a las personas que gozan de mayores privilegios en el mundo. Por usar su mismo lenguaje progre: no son nada inclusivos, al contrario son muy exclusivos, pero, eso sí, están muy “empoderados”.
¿Acaso la Agenda 2030 va a desarticular la masonería internacional? Desde luego, no aparece entre sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tal vez sea porque ellos mismos se “empoderan” de esta agenda junto a la Orden de la Jarretera; Orden de Malta; Club Rotario; Club de los Leones; Rosacruces; el Council on Foreign Relations o CFR; el Club Bilderberg; la Organización Trilateral; el Club de Roma; el G7; el G8; el G20; el World Economic Forum, etc.

 

ODS-11) Ciudades y comunidades sostenibles.

“De aquí a 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales”.

Para tan loable fin cuentan con enajenar tu casa. O tus casas. Pero, no las suyas en las Islas Caimán, o en Antigua y Barbuda, el Principado de Mónaco, las Seychelles, la República de Chipre o alguno de los 48 paraísos fiscales que existen repartidos por todo el mundo, según la Agencia Tributaria española.

 

ODS-12) Producción y consumo responsables.

“De aquí a 2030, asegurar que las personas de todo el mundo tengan la información y los conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza”.

Las revoluciones china y soviética (financiadas por las familias Rothschild y Rockefeller) fueron experimentos sociales para poner a prueba un gobierno único. Mediante estos “tests”, se determinó que es factible someter a todo un pueblo y, por ende, a la humanidad, bajo el gobierno de unos pocos, si esos pocos se apoyan en una policía y un ejército represivos. El antecedente perfecto de estos regímenes de terror lo tenemos en la revolución francesa.

Aplicado a este ODS 12, significa que, la información y conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible, se van a llevar a cabo tanto si quieres como si no.

 

ODS-13) Acción por el clima.

“Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales”.

La geoingeniería para modificar y controlar el clima, no es algo de ciencia ficción. Existe y se utiliza a diario desde hace años. Hay numerosa literatura seria. Mucha de ella albergada en el Consejo de Europa e instituciones semejantes, para quien desee comprobarlo.
Mientras se siga usando como hasta ahora, sus consecuencias serán: desindustrialización; cruzada contra la energía nuclear (ahora suavizada ante la amenaza de un invierno sin gas ruso); cruzada contra la ganadería; cruzadas contra el coche, el avión y/o el turismo. Cruzadas todas contra el ciudadano de a pie. El político o el poderoso seguirán “empoderados” viajando en sus jets y yates privados.

 

ODS-14) Vida submarina.

La reducción de la contaminación la costearán pequeñas explotaciones de pescadores y pesca artesanal y, a consecuencia de ello, muchas desaparecerán.
Las grandes multinacionales sí podrán afrontar los exigentes requisitos.
De ello se intuye que la Agenda 2030 está hecha para favorecer la expansión de las grandes multinacionales y acabar con el pequeño comercio, parecido a la etapa de los años ochenta en la que todo eran fusiones y adquisiciones pero, a lo bestia.

 

ODS-15) Vida de ecosistemas terrestres.

“Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad”.

Sectores como la ganadería, la agricultura y la caza, probablemente se verán perjudicados por restricciones en la producción, la competencia desleal foránea o limitaciones en su propia práctica.

 

ODS-16) Paz, justicia e instituciones solidarias.

“Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial”.

Se habla de “ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial”, pero en cambio no se menciona que para que dicha “gobernanza mundial” llegue a establecerse, TODOS los países del mundo deberán renunciar a su SOBERANÍA nacional. Algo que no compete a los políticos como pretenden hacernos creer, sino que es una prerrogativa del pueblo en su conjunto.

Con claridad, el norte de la Agenda 2030 no es otro que el gobierno único del mundo. Un Nuevo Orden Mundial tiránico, no lo olvidemos.

 

ODS-17) Alianzas para lograr objetivos.

“Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”.

En otras palabras: se van a llevar a cabo todos los esfuerzos posibles para conseguir su imposición con carácter mundial.
La Agenda 2030 no dispone de legitimación. La Agenda 2030 no ofrece un mundo mejor sino un “truco o trato”.
En cambio, la Agenda 2030 sí cuenta con dinero para engrasar la “maquinaria social” necesaria para favorecer su insidiosa aceptación. Mucho dinero proveniente de los mismos paraísos fiscales que nadie piensa abolir y que van a servir para financiar todas las “necesidades” de la élite impulsora de dicha agenda.

A continuación, transcribo un fragmento de la entrevista a Monseñor Viganó el 20-VI-22 publicada en Libertad Digital:

“…La familia está ciertamente en el centro del ataque de los globalistas. Familia significa tradición, identidad, fe, ayuda y apoyo mutuos, y transmisión de principios y valores. Familia significa padre y madre, cada uno con su papel específico, insustituible e inmutable, tanto en la relación recíproca entre los cónyuges y también en la educación de los hijos, como hacia la comunidad. Familia significa religión vivida, religión que se comunica a través de los pequeños gestos, las buenas costumbres, la formación de la conciencia y el sentido moral.
Bien podéis comprender que golpear a la familia conduce indefectiblemente a la disolución del cuerpo social, que por naturaleza es incapaz de sustituir el papel de la familia…”

Y ya, para terminar, enlazo a otra entrevista. Una magnífica reflexión sobre la Agenda 2030 del Doctor en Historia Antonio Peña, en la que acertadamente conecta lo divino con lo humano.

https://adoracionyliberacion.com/2021/03/24/agenda-2030/

¿Qué llega después de la pandemia?

CVDH el thriller que cambiará tu visión de la realidad.

¿Existe una secuencia de acontecimientos planificada para someter a la humanidad a un Nuevo Orden Mundial?
Y si es así, ¿significa que viviremos mejor o seremos, simplemente esclavos de una élite anti-democrática?

El periodista Hernán Egea, te propone unirte a su aventura en la búsqueda de la verdad en un thriller en el que descubrirás que, la realidad en la que vives, ni es como parece, ni como siempre te han contado.

error: CONTENT PROTECTED

¡Suscríbete AHORA y llévate un regalo!

 

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



juancarlosayuso.com

¡Se ha suscripto con éxito!